Tiempo Libre

Tendencias de Consumo de los Chilenos, la sociabilidad a la carta

Posted on Actualizado enn

felipe_bn_ch
Felipe Cáceres, Director de Análisis e Innovación, Visión Humana

Parece estar consolidándose un nuevo tipo de sociabilidad entre los chilenos, al menos en ciertos grupos, principalmente adultos jóvenes y de segmentos socioeconómicos medios y altos. Esta nueva sociabilidad implica la posibilidad de establecer relaciones sociales mucho más flexibles o con menos exigencias. Este proceso, por cierto, sería el resultado de un conjunto de factores sociales y culturales que lo apalancan.

Uno de ellos es la consolidación del vivir solo como proyecto de vida. Muchas personas tienden crecientemente a preocuparse primero de sus proyectos personales, de alcanzar un estándar de vida autónoma, y después de tener pareja o formar una familia.

De acuerdo a datos de la Cámara Chilena de la Construcción, lo que más ha aumentado en los últimos años es la cantidad de hogares unipersonales, mientras que más del 60% de los departamentos vendidos tienen un máximo de 50 metros cuadrados.

Como consecuencia sus lugares de reunión, especialmente entre pares, se trasladan desde los hogares hacia los espacios públicos como pubs, cafés y restaurantes.

El espacio virtual representa también un importante lugar de encuentro para este grupo. Y si bien las redes sociales son hace rato un importante espacio de sociabilidad, ahora parecen ir un paso más allá. No por nada los portales para encontrar pareja se hacen cada vez más populares.

Hace poco la country manager de un portal de citas online señalaba que en Chile hay más porcentaje de usuarios con estudios universitarios (sobre 80%) que la media de usuarios del resto de los países, argumentando que son personas con una vida ajetreada laboralmente y que prefieren pagar una cuota mensual para tener su perfil online y poseer una alternativa más para buscar pareja.

El escaso tiempo libre es otro aspecto relevante a la hora de entender a este segmento: según el estudio Chilescopio, sólo 3 de cada 10 personas entre 30 y 44 años declara disponer de tiempo libre a menudo. Sin tiempo para el ocio, se hace difícil cultivar amistades o vínculos sociales más profundos. De hecho, las personas que declaran tener muchos amigos cercanos vienen desde hace varios años a la baja.

En ese contexto, para un importante grupo de chilenos, prefieren relaciones más funcionales y acotadas, que entreguen la sensación de un mayor grado de control sobre las mismas. No se está en condiciones de contar con suficiente espacio, de disponer de mucho tiempo, ni de establecer demasiado compromiso.

En ese sentido, se reconocen ciertos rasgos narcisistas y hedonistas en este segmento de personas: una necesidad permanente de autogratificación, una fuerte búsqueda de diferenciación y reconocimiento y una baja tolerancia a las imposiciones que vengan de otros.

Por ello, les vienen bien elementos, espacios o dispositivos que faciliten el nexo con los demás, o que entreguen mayores grados de libertad en su vida social o al momento de elegir el tipo de comunidad a la cual pertenecer. Es la amistad por perfil, o el individuo escogiendo a la carta su propia sociabilidad.

¿Qué oportunidades ofrece para las empresas?

  • Una comunicación publicitaria que aluda a la idea de las reuniones “casuales”, que no requieran de mucha atención emocional.
  • Marcas o productos que promuevan la vida puertas afuera ocupando los espacios de reunión que ofrece la ciudad como los restaurantes, centros de diversión y salas de cine.
  • Experiencias de compra que se transformen en puntos de encuentro entre pares y personas con intereses en común.
mesascompartidas.jpg
Mesas compartidas en restaurantes, un ejemplo de esta Tendencia
Si quieres más información sobre el estudio ADN del CONSUMIDOR 2016 puedes escribir a fcaceres@visionhumana.cl  y/o ver brochure en sección publicaciones de http://www.visionhumana.cl

 

Anuncios

Dime que canal ves y te diré quién eres

Posted on Actualizado enn

 

felipe_bn_ch
Felipe Cáceres M., Director de Análisis e Innovación, Visión Humana

A pesar de la explosión de las plataformas multimedia, la televisión sigue manteniendo un sitial principal en la vida de los chilenos, siendo parte importante de nuestra cotidianidad: comemos junto a ella, le dejamos a cargo nuestros hijos, nos cura el estrés, nos divierte, nos informa, nos educa. En cierta manera podríamos decir que somos lo que vemos en la TV.

Desde ese punto de vista, sus espectadores no sólo pueden ser comprendidos a partir de cifras de audiencia o variables socio demográficas, sino que también entendiéndolos como individuos que otorgan sentido a sus preferencias televisivas. Esto implica reconocer que existen diversos perfiles socioculturales asociados al acto de ver TV a partir de cómo los individuos se sienten interpelados con ciertas tramas, puntos de vista y opciones de identificación.

La ventaja de esta perspectiva es que toma en cuenta también que la misma televisión crea su propia audiencia a partir del contenido emitido, por lo que resulta fundamental entender cómo se entiende y de qué manera es decodificado ese contenido.

Si los hábitos televisivos nos definen, podríamos decir mucho de una persona según su adhesión a ciertos programas, rostros o contenidos específicos: cómo es su estilo de vida, cuál es su posición valórica, etc. Lo mismo podríamos hacer con la preferencia hacia ciertos canales de televisión, por ejemplo, estableciendo las diferencias en cuanto a intereses y motivaciones entre espectadores habituales de History Channel, de MTV o de ESPN.

EstudioTV abierta

¿Podríamos hacer lo mismo con nuestros canales de televisión abierta, es decir pensar en que, de acuerdo a su línea editorial, rostros y contenidos, cada uno de los canales se vincula o conecta de mejor forma con ciertos intereses, actitudes y valores particulares, esto es, con un perfil sociocultural de espectador específico?

Indagando en los significados y asociaciones que los chilenos tienen de la categoría en general, así como también de su percepción sobre los cuatro principales canales de la televisión chilena (Canal 13, CHV, Mega y TVN), a partir de nuestro estudio ADN Mercados: Canales de TV Abierta, notamos que es posible distinguir a grandes rasgos un tipo ideal de espectador para cada canal.

El perfil de los espectadores de Canal 13 es quizás el más tradicional y sobrio de los cuatro. Son personas que valoran tanto la seriedad como el cuidado de las formas. Aquel que sintoniza Canal 13 espera encontrar un cierto marco ético respecto de los contenidos que se transmiten. En ese sentido, su vínculo con la televisión es a través del respeto.

CHV, por el contrario, parece vincularse con un tipo de espectador desenfadado, aquel que prefiere el fondo por sobre las formas. La televisión por tanto debe cumplir la misión de mostrar la realidad tal cual es, sin tapujos. Por ello, su vínculo más característico con la televisión es a través de la autenticidad.

En el caso de Mega, su audiencia se toma los contenidos televisivos de manera liviana y sin grandes complejos. Lo principal es relajarse y olvidarse de las preocupaciones cotidianas, por lo que la función de la televisión no puede ser otra que entretener. De esta forma, su aproximación hacia la televisión es por medio de la distracción.

TVN por su parte logra una especial vinculación con aquellas personas que buscan sentirse convocadas en torno a una actividad o motivo de interés. En ese sentido, la televisión es un elemento de reunión, especialmente en torno a la familia, por lo que debe transmitir un contenido que convoque y haga sentido a todos sus miembros. Su vínculo con la televisión entonces está asociado al valor de la diversidad.

Cabría mencionar por último que al estar hablando de tipos ideales siempre puede existir en la práctica una mezcla entre ellos, aunque generalmente bajo una misma lógica que haga sentido y coherencia a los valores e intereses de cada uno. Así, por ejemplo, un espectador de Mega estaría más cercano a uno de CHV, mientras que la audiencia de TVN estaría más próxima a la de Canal 13.

Si deseas conocer más información del estudio y adquirir la versión 2016 enfocada a tu empresa o producto contacta a parluciaga@visionhumana.cl

Deportes y actividad física por NSE. ¿Existen diferencias en el tipo de deportes o actividad física que realizan los chilenos/as semanalmente por NSE?

Posted on Actualizado enn

La práctica de actividad deportiva en Chile va al alza. Cada vez es más frecuente ver en nuestros barrios, plazas o vía pública a gente corriendo, levantando pesas o andando en bicicletas, pero ¿Existe alguna diferencia en la realización de estas actividades deportivas por NSE? Conoce más de nuestro estudio Chilescopio 2015.

A nivel total, entre quienes mencionan practicar por lo menos una vez a la semana algún tipo de actividad física o deportes, la más frecuentadas son “Caminar para hacer ejercicios” (42%), “Fútbol” (25%) y “Andar en Bicicletas” (20%).

Así, para los NSE más altos, caminar, correr y andar en bicicleta son actividades deportivas más frecuentadas, principalmente por el medio y entorno en el que se practican. Es de común conocimiento que en sectores socioeconómicos más altos existen más áreas verdes, más comodidades y emplazamientos en torno a plazas y/o espacios públicos, sumado al acondicionamiento óptimo para la práctica de algún tipo de deporte, por lo tanto, estas actividades se realizan en un ambiente propicio para la adecuada práctica, a diferencia de lo que ocurre en donde los niveles socioeconómicos más bajos, ya que casi no cuentan con espacios ni equipamiento para su práctica.

deportes

Si bien el fútbol tiene una masificación transversal, es más frecuentado en los NSE más bajos. Por ejemplo, en el NSE D alcanza un 30% de frecuencia al menos una vez a la semana. Y se podría atribuir a la simpleza en la práctica de este deporte, donde no es necesario contar con óptimas condiciones para practicarlo, sumado a la gran cantidad de publicidad que existe en torno al fútbol, y por último también se puede atribuir al éxito deportivo que está logrando el país a nivel de selección.

Por lo tanto, podemos indicar que:

  • Hay un enlace perfecto entre práctica deportiva y el ambiente y/o espacio en el que se práctica.
  • Así cuando se mejoran las condiciones de los habitantes de una comuna no sólo contribuimos a una mejor calidad de vida, sino que también estamos ante una posibilidad de masificar otro tipo de actividades deportivas que no están al alcance.

Si deseas conocer más información del estudio contacta a jgatica@visionhumana.cl